El error potencialmente caro al momento de contratar empleados

La intención del presente comentario es traer a la luz un error que se comente habitualmente tanto en Pymes ya consolidadas como fundamentalmente en nuevos emprendedores.

Dicho error que les puede costar caro en el futuro es cuando contratan empleados de manera irregular, a través de figuras como el monotributo registrados parcialmente, lo que se convierte en una “bomba de tiempo” a mediano plazo.

Es que un error de este tipo que puede llevar, incluso, al cierre de la compañía porque el capital de la condena estipulada en un juicio laboral puede llegar a ser más alto que el valor de la sociedad simplificada.

Con el entusiasmo que tiene emprender algo nuevo, no se debe dejar de ver distintos temas como los impositivos, la forma en que se va a constituir y la contratación del personal que va a trabajar en el proyecto.

Dentro de las cosas a tener en cuenta para que una persona pueda lograr sostener su empresa, es utilizar bien las herramientas que la Ley de Contrato de Trabajo y los convenios colectivos permiten.

Es que muchos emprendedores no toman en cuenta que la actividad que desarrollen y los lleve a contratar empleados tienen un convenio colectivo de trabajo que les marca las pautas mínimas que deben cumplir. Un incumplimiento del mismo o un beneficio no otorgado al dependiente puede ser causal de un litigio.
Es fundamental comprender que no se puede tener empleados facturando. El trabajador que le entrega al empresario una factura todos los meses es considerado como “no registrado”.

Es decir, si esa persona va a llevar adelante una actividad que tenga relación directa con su emprendimiento, debe estar dado de alta en la AFIP como empleado.

El costo de un juicio sería de 4 a 5 veces la indemnización por despido, lo cual puede acabar con el proyecto, ni hablar que si sufre un accidente ya que no tendrá ART y el empresario deberá responder directamente.

¿Qué tipo de contratos se pueden firmar?
Cuando comience a operar, es posible que el empresario tenga dudas sobre la factibilidad del mismo y no esté seguro si debe contratar dependientes para que colaboren con él ante el temor de recibir una demanda.

No obstante, existen algunos contratos que son convenientes para empezar el negocio y perfectamente legales. Entre ellos, se encuentran:

• Período de prueba: los vínculos tienen siempre un período de prueba de 3 meses, en los cuales si el empleado o los costos no cierran, se puede terminar la relación sin indemnización. Solo tiene que pagar 15 días de preaviso.

• Contrato por jornada reducida (art. 92 ter de la LCT): este modelo de contrato le permitirá sumar a una persona por un lapso menor a una jornada de 8 horas diarias, pagando el proporcional. Tiene un costo menor de cargas jubilatorias pero paga el total de obra social. Es recomendable si aun no arrancó al 100% el emprendimiento y no necesita personal para todo el día.

• Contrato a plazo fijo (artículo 93 LCT):  si empezó con un proyecto que tiene un final estimado, entonces puede sumar personal durante este lapso y renovar si es que luego decide continuar el proyecto. No hay deber de indemnizar al final del mismo.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*