La AFIP contraataca: Atención a los monotributistas que no se recategorizaron

Vencido el plazo para tramitar la recategorización, la AFIP prepara una fuerte embestida que pone la mira sobre los monotributistas que “evitaron” recategorizarse.

Puntualmente, el organismo de Alberto Abad hace foco sobre los pequeños contribuyentes que no se encuentran en la categoría correcta o, directamente, no deberían estar inscriptos en el Regimen Simplificado.

Para ello, se van a activar nuevos mecanismos de control y de detección de infracciones. Fuentes oficiales estiman que casi el 60% (cerca de 2.000.000) de los inscriptos en el Monotributo presentarían una situación irregular.

Un primer acercamiento dio como resultado que ya se encuentran identificados 300.000 monotriutistas que presentan “inconsistencias” entre lo que se declara por ingresos y el nivel de gastos dentro y fuera del país.

La idea del fisco nacional es depurar el padrón antes del inicio de 2018, fecha en la cual comenzarán a regir los nuevos valores y parámetros para encuadrarse en el Regimen.

Recategorización
Un total de 1.700.000 monotributistas cumplieron con la obligación de confirmar su categoría o recategorizarse.

Sobre ese total, 1.128.000 confirmaron su categoría actual; en tanto que 572.000 la modificaron. La cifra representa un crecimiento del 130% respecto de los anteriores procesos de recategorización.

Sobre el total de los que modificaron su situación el 85% subieron de categoría y el resto bajaron.

Cabe recordar que el jueves pasado venció el plazo para realizar la recategorización o bien para confirmar la categoría actual para aquellos que se encuentran registrados en la F,G,H,I,J ó K.

Vale destacar que una cantidad importante de contribuyentes que confirmaron su categoría lo hicieron antes de la fecha de vencimiento a la que están obligados.

En tanto, el cronograma de obligatoriedad para confirmar la categoría continúa de la siguiente manera:

– Hasta el 20 de octubre quienes estén encuadrados en la D y E

– Hasta el 20 de noviembre en la B y C

– Hasta el 20 de diciembre en la A

Recategorización y baja de oficio
La AFIP considerará a los consumos (compras y gastos personales) que realizan los monotributistas en su vida cotidiana para revisar la categoría de inscripción que poseen actualmente.

También verificará sus movimientos bancarios. A estos montos les adicionará un 20%, para los prestadores de servicio, y un 30% para los que venden bienes, para determinar de manera arbitraria cuál es el nivel real de sus ingresos.

El resultado lo comparará con el parámetro de la categoría que posee el contribuyente. Si no coincide porque es mayor, lo ubicará de oficio en la categoría superior.

Este sistema también se aprovechará para excluir a los contribuyentes que superen los parámetros de ingresos que permite el Régimen Simplificado.

El listado de los que fueron recategorizados de oficio será publicada en el Boletín Oficial del 1 de octubre, y también se enviará una notificación electrónica que funciona en el servicio “e-ventanilla”.

El monotributista podrá consultar los motivos y elementos de evaluación que tiene la AFIP, además de su deuda, ingresando al sitio exclusivo denominado “Monotributo-Recategorización de Oficio (MOREO).

También estará la opción, dentro de la página web del ente recaudador, de presentar un recurso de apelación por la medida tomada.

Dentro del control también se tendrán en cuenta los otros ingresos ajenos al regimen, como los de relación de dependencia, que adicionalmente obtienen las personas, los cuales no se deben considerar a fin de la exclusion.

Para quienes no cumplan con la recategorización o con la confirmación de su categoría, se prevé en la nueva norma que se les “producirá la suspensión temporal de la visualización de la ‘Constancia de Opción Monotributo’”, hasta que se regularice su situación.

Ello sin dudas significaría que ante este mero incumplimiento formal –que ya se encuentra sancionado con multas-, la AFIP impondría una descomunal sanción encubierta, sin fundamento en ley. Esto vulnera seriamente los derechos constitucionales de los afectados.

Las consecuencias por no poder acceder a dicha Constancia de Opción, son muy graves y pueden ser exorbitantes retenciones y percepciones (por no contar con la debida inscripción) para el afectado, y hasta la posibilidad de que se le clausure el establecimiento por no ser exhibido el comprobante correspondiente.

 


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*