Para ahorristas: Las altas tasas benefician hasta fin de año

En estos últimos días, se confirmó lo que inversores estaban esperando: que el ciclo de tasas altas se mantendrá durante un buen tiempo, ya que la inflación aún no da muestras de bajar a los niveles que el funcionario espera.

Así, las afirmaciones del número uno del Central sirvieron para despejarle las dudas acerca de si conviene o no seguir apostando por activos en pesos que pagan altos intereses. Entre ellos, las ultraconocidas LEBAC. Es decir que la “bicicleta financiera” en su traducción porteña, seguirá deparando buenas noticias.

Este mecanismo consiste en desarmar posiciones en una determinada divisa, pasarse a otra que ofrece un mayor rendimiento y, con lo obtenido, recomprar más de la primera.

Se esperaba que el Central iniciara un proceso de baja de los tipos de interés. Pero lo cierto es que esto no ha ocurrido ni parece que vaya a suceder en lo inmediato. Pero al ver que este proceso se dilata, varios de ellos han comenzado a pensar que el BCRA les “está corriendo el arco“.

¿Hasta cuándo? En base a los dichos del funcionario sobre “tolerancia cero” a un eventual repunte de la inflación, vaticinan que recién en noviembre puede haber novedades.

En lo que sí no hay dudas es que quienes han venido apostando por las LEBAC cosecharon buenos frutos a durante 2017. La ganancia en dólares, contante y sonante, obtenida por aquellos que adquirieron letras del BCRA a inicios de año es de un nada despreciable 9,8%.

 

 

¿En qué momento del año el inversor tendría que haber comprado LEBAC y cuándo le hubiera convenido salir para maximizar su rentabilidad?

El que lo hizo a fines del año pasado y mantuvo estos títulos hasta mediados de mayo (es decir hasta antes del “efecto Temer”) se alzó con un beneficio de casi 10% en dólares.

Este porcentual no es para nada despreciable, teniendo en cuenta que un banco paga cinco veces menos por un plazo fijo en dólares (2% anual).

En otras palabras, recurriendo a las Lebac esos ahorristas obtuvieron cinco veces más en menos de la mitad de tiempo.

Ademas no sólo muestran como ventaja las “supertasas” que pagan, sino que además, al ser consideradas títulos públicos, están exentas del pago de Ganancias Bienes Personales.

Otra cuestión que les confiere mayor atractivo es que son relativamente sencillas de adquirir: para invertir, alcanza con tener una cuenta en una sociedad de Bolsa o una cuenta custodia en un banco, transferir el dinero y dar la orden de compra de dicho titulo.

El rendimiento y el capital son depositados en esa misma cuenta al momento del vencimiento del papel.

 

Por lo tanto se puede afirmar: la apuesta por las LEBAC, aun con sus sinsabores, se mantendrá en el tope de las preferencias del público inversor.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*