¿De que hablamos cuando decimos “CONCILIACIÓN BANCARIA”?

La conciliación bancaria es una comparación que se hace entre los registros contables que lleva una empresa de su cuenta corriente y los movimientos que el propio banco realiza sobre la misma cuenta.

Se trata de un proceso que permite comparar los valores que la empresa tiene registrados de una cuenta de ahorros o cuenta corriente con los valores que el banco le suministra por medio del extracto bancario, que suele recibirse cada mes.

Proceso de conciliación
El proceso es el siguiente: la empresa va registrando todos los movimientos en su sistema de gestión y, a su vez, el banco hace lo mismo.
Al mes el banco suele enviar a cada uno de sus clientes, un estado de cuenta en el que se detallan todos los asientos realizados, un extracto bancario. Si no lo envia en la actualidad se puede “bajar” del sistema.
A continuación, se debe realizar una verificación en la que se revisan y comprueban los movimientos que la empresa ha registrado con los del banco y se determinan si coinciden o de lo contrario, cuál es la causa de la diferencia.
¿Y si no coinciden los datos?
El saldo final del banco casi nunca coincide con el saldo que muestran los registros contables de la empresa en general debido al tiempo en el que se registran las partidas.
Por ejemplo, la empresa registra la emisión de un cheque para pagar el dia 30 del mes pero el proveedor no lo presenta al cobro, con lo cual en el extracto no va a estar.
Pero también puede pasar que existan débitos de conceptos no registrados (impuestos, retenciones, gastos bancarios) o conceptos erróneos sobre los cuales hay que hacer el reclamo.
¿Es obligatoria la conciliación bancaria?
No, no lo es, pero sin ninguna duda el realizarla de forma periódica es aconsejable ya que supone diferentes ventajas para la empresa.
Entre estas ventajas se encuentran, por ejemplo, llevar la contabilidad al día, contar siempre con información relevante para la correcta toma de decisiones y una gestión de nuestros recursos económicos mucho más adecuada.
A ello se suma la posibilidad de reclamo de conceptos erróneos o mal cobrados y el recupero de impuestos y gastos en un tiempo mas corto que si no se efectúa periódicamente.


Es decir, la conciliación bancaria nos ayuda a tener una imagen fiel de nuestro negocio en la faz financiera, con todas las ventajas que esto conlleva.

📢𝗤𝘂𝗲𝗱𝗮𝗺𝗼𝘀 𝗮 𝗱𝗶𝘀𝗽𝗼𝘀𝗶𝗰𝗶ó𝗻 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗮𝘁𝗲𝗻𝗱𝗲𝗿 𝘁𝘂𝘀 𝗰𝗼𝗻𝘀𝘂𝗹𝘁𝗮𝘀.

𝐄𝐬𝐭𝐮𝐝𝐢𝐨 𝐂𝐚𝐫𝐥𝐨𝐬 𝐒𝐨𝐭𝐨
🤳🏻0299 402-3425