Reforma Tributaria… siguen los efectos no deseados: ahora en la venta de inmuebles.

Si bien no creo haya sido el objetivo de gravar este tipo de operaciones, se ha generado a raíz de la variación del tipo de cambio de los dolares una situación inesperada y sumamente gravosa para los contribuyentes.

El tema es que en la reforma del Impuesto a las Ganancias, vigente a partir del ejercicio fiscal de 2018, se incluye como gravada la venta de las propiedades por parte de las personas. No se trata de operaciones comerciales, sino simplemente la venta de una casa que puede hacer un particular para comprar otra, excepto que se trate de su casa habitación.

A partir de la reforma este tipo de operaciones va a pagar un 15% sobre la diferencia entre el valor de compra y el valor de la venta de un inmueble. El problema es que en el mercado inmobiliario argentino los precios se fijan en dólares, y la ley pareciera haber quedado redactada para un país donde solo se opera en pesos.

La situación se da en caso de una persona que haya comprado una propiedad de u$s 100.000 en enero de este año, cuando el dólar estaba a $18, la pagó en pesos a $1.800.000, Si la vende hoy, con el dólar a $36 el precio es $3.600.000. Sobre esa diferencia entre precio de venta y precio de compra se paga el 15%. En este caso sería un importe que la persona tendría que tributar sin haber obtenido un resultado en la moneda en la que se concretan este tipo de operaciones. Se obtuvo solamente una ganancia generada por una diferencia del tipo de cambio.

Tal cual quedó determinado el gravamen, si no se toma en cuenta las diferencias de tipo de cambio, es factible que se deprima aún mas de lo que está el mercado inmobiliario, que desde que comenzó el proceso de devaluación del peso se frenó y no da señales de recuperación. En realidad, la situación podría quedar congelada.

Los inmuebles adquiridos antes del 1 de enero de 2018 van a quedar bajo el régimen anterior. De tal modo que al ser vendidos seguirán pagando el Impuesto a la Transferencia de Inmuebles (ITI), que equivale al 1,5 por ciento del valor de venta.