Ley de Teletrabajo

Ley 27555 y Dec 673/2020 que regula el régimen del Contrato de Teletrabajo.

Se incluyen el contrato los actos, la ejecución de obras o prestación de servicios personales bajo relación de dependencia.

El ámbito de aplicación es el trabajo desarrollado en el domicilio personal o distinto al empleador mediante la utilización de tecnologías de la información y comunicación

Dicha ley regula entre otras cuestiones los siguientes aspectos:

Derechos y obligaciones. Jornada laboral. Derecho a la desconexión digital. Tareas de cuidados domésticos. Voluntariedad. Reversibilidad. Elementos de trabajo. Compensación de Gastos (conectividad y servicios). Capacitación. Derechos colectivos. Representación sindical. Protección de la Información Laboral. Prestaciones transnacionales

La vigencia de la ley es a los 90 días posteriores a finalizado ASPO.

¿De que habla, de que se trata esta ley? A continuación, un punteo breve de la misma:

Igualdad: Se ratifica que las personas que realizan teletrabajo cuentan con los mismos derechos y obligaciones que las personas que trabajan bajo la modalidad presencial.

Voluntariedad: El traslado de quien trabaja en forma presencial a la modalidad de teletrabajo debe ser voluntario, bilateral y pactado por escrito. Hasta hoy, el art. 66 de la Ley de Contrato de Trabajo permite que el empleador pueda disponerlo unilateralmente (siempre que ese cambio no le cause un perjuicio moral o material al trabajador/a).

Reversibilidad: En cualquier momento de la relación el teletrabajador/a puede solicitar unilateralmente regresar al establecimiento para realizar sus tareas. Este derecho a la “reversibilidad” no se tiene si la relación se inició bajo la modalidad de teletrabajo.

– Remuneración: La remuneración del trabajador que desarrolla sus tareas bajo la modalidad de teletrabajo no podrá ser inferior a la que percibía o percibiría bajo la modalidad presencial.

– Desconexión: Para garantizar el respeto de la jornada máxima y el descanso de la persona que trabaja, se establece el derecho a desconectarse así como la prohibición al empleador de interrumpir el descanso exigiendo tareas o enviando comunicaciones fuera de la jornada laboral.

– Elementos de trabajo: se establece que el empleador deberá proporcionar el equipamiento y el soporte necesario para el desempeño de las tareas, tales como la computadora y sus softwares, o bien, compensar al trabajador por la utilización de herramientas propias. Esta compensación se determina en el convenio colectivo de trabajo.

– Compensación por gastos: La persona que trabaja bajo la modalidad del teletrabajo tendrá derecho a la compensación por los mayores gastos en conectividad y/o consumo de servicios que deba afrontar. Esta compensación también se establece en el convenio colectivo de trabajo.

¿Que opinión les merece la ley?